Ayuntamiento de Parada de Sil

Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil

El monasterio beneditino de Santa Cristina de Ribas de Sil, enclavado en un espectacular y grandioso paraje al lado del río Sil, en el castañar de Merilán, por debajo del monte Varona, constituye uno de los grandes encantos monumentales y espirituales de la Ribera Sacra, de máximo interés desde el punto de vista artístico y arquitectónico.

 

Los orígenes de la comunidad monástica de Santa Cristina son imprecisos. Como en otros centros monásticos fundados al amparo de las encajadas riberas del curso final del río Sil, salpicadas de restos de antiguos asentamientos religiosos de carácter ascético, posiblemente fue considerado inicialmente como un centro eremítico, transformándose posteriormente en un cenobio.

 

Aunque no perviva ningún vestigio arquitectónico o epigráfico del edificio original, quedan testimonios ciertos de la presencia del monasterio en época prerrománica, datando las primeras menciones documentales de finales del siglo X.

El coto jurisdiccional del Monasterio de Santa Cristina, llegaba hasta a cima de Cabeza de Miedo, con dominio sobre un amplio tramo del río Sil.
Las características propias del espacio geográfico del dominio condicionaron las bases económicas y los fundamentos de la vida material del monasterio; la altitud y el escarpado de muchos de sus terrenos, en el aptos para un óptimo desarrollo de la agricultura, serían compensados con la explotación de espacios incultos dedicados a productos distintos, como la vid o los castaños (que aun hoy configuran el incomparable paisaje del ámbito monástico) así como con el aprovechamiento de los ricos
recursos fluviales.

 

 

La mención en la documentación medieval de la existencia de numerosas granjas y centros de recolección de las cosechas, donde se recibían todas las rentas y décimos, evidencian la bonanza económica del monasterio, que se inicia en el siglo XII con las cartas de aforamiento de cesión de tierras y propiedades al campesinado a cambio del pago de rentas, al tiempo que el monasterio recibe la concesión de importantes privilegios reales y la protección papal.

 

Con el transcurso de la Historia, y después de siglos de decadencia, en 1508 el monasterio de Santa Cristina pasa a depender, en calidad de priorato, del monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil, circunstancia determinante de su declive, que será definitivo en el siglo XIX con la Desamortización y su paso a manos de particulares que lo destinan la granja de cometido. La fábrica monástica de Santa Cristina de Ribas de Sil está formada por el templo románico y una serie de dependencias distribuidas en de los
corredores cubiertos. La iglesia del monasterio, representativa de la evolución das tendencias y cambios estilísticos que si dan cita en los últimos años del siglo XII y principios del siglo XIII, constituye un magnífico exponente del esplendor arquitectónico del románico gallego y de la importancia del cometido escultórico de los maestros medievales que trabajaron en su fábrica.

Presenta una nave única,con crucero destacado y tres ábsides semicirculares en el testero. El primitivo cuerpo románico de la nave (probablemente destruido) fue sustituido por una nave más estrecha en el primer tercio del siglo XIII, lo que justifica o cambio de estilo hacia el gótico.

La torre del campanario de la iglesia conforma un elemento arquitectónico de singular interés, y resulta absolutamente excepcional en las construcciones del protogótico gallego por su situación integrada en el caparazón norte del claustro. De la imaginería conservada destacan, tanto una talla manierista del apóstol San Pedro, de finales del siglo XVI, como los retablos barrocos que evidencian la prosperidad del templo en el siglo XVIII.

 

En cuanto a las dependencias monasteriais de Santa Cristina de Ribas de Sil, estas conforman con la iglesia la típica disposición beneditina en ángulo recto, perviviendo la primitiva portada románica que hoy sirve de entrada al claustro. Los espacios medievales del monasterio constituidos por un claustro que comunicaba las distintas estancias comunes, desaparecieron en época moderna, como parte de la reforma del edificio emprendida en el siglo XVI, tras su incorporación a Santo Estevo, fueron sustituidos por dos funcionales corredores cubiertos y dispuestos en ángulos sin cerrar.

 

En la dependencia anexa a la iglesia, habilitada para sacristía, se conservan pinturas murales del siglo XVIII, con la representación del escudo de Santo Estevo, que se suman a las del interior de la iglesia, de notorio sabor popular. El Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil, preserva una gran importancia monumental, que determinó la decisión de otorgarle la categoría de bien de interés cultural, 1 de Octubre de 2008.

 

Guía en PDF

Gallego Castellano English

Vista Panorámica . Haga click en la imágen.

¿No puede ver la imagen panorámica? Debe instalar el archivo Java.
Descargue de aquí el programa Java
: www.sun.com